Octubre es el mes mundial de la sensibilización sobre el cáncer de mama, con el objetivo de enfocar la lucha contra el cáncer de mama con base en la detección temprana como medida de defensa. La conciencia social para la prevención, permite un diagnóstico cada vez más precoz, lo que se traduce en tasas de curación cada vez más altas

Una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida

El cáncer de mama afecta especialmente a las mujeres, aunque también puede darse en varones. Según la AECC -Asociación Española contra el Cáncer-, sólo en este año 2019 se han detectado 33.307 nuevos casos de cáncer de mama. La importancia de la detección temprana para superar el cáncer de mama radica en que el cáncer de mama en España tiene una tasa de supervivencia a 5 años superior al 90%, lo que significa que más de 90 de cada 100 personas que padecen cáncer de mama continúan vivas 5 años después de haber sido diagnosticadas. 

Según datos de la SECPRE, al año se realizan en España unas 16.000 mastectomías. De todas estas cirugías que conllevan la pérdida total o parcial de una o ambas mamas, tan solo el 30% (4.800 pacientes) deciden reconstruir la mama extirpada, en muchas ocasiones por el miedo de las pacientes curadas a convertirse en portadoras de prótesis mamarias y asumir los posibles riesgos que pueden derivarse. 

El lipofilling una técnica de reconstrucción mamaria con baja tasa de complicaciones tras la mastectomía

El lipofilling, también conocido como lipotransferencia, es una técnica quirúrgica en la que mediante liposucción se extrae grasa de determinadas zonas del paciente, denominadas zonas donantes, para transferirlas mediante infiltración y dar volúmen a otras zonas receptoras. En el caso del lipofilling mamario, la grasa se infiltra en la mama combinándola con un implante mamario o sin él, según las necesidad y resultados a conseguir.  En pacientes mastectomizadas, el lipofilling resulta una opción para recuperar la estética el busto sin asumir las posibles complicaciones asociadas a los implantes mamarios.

Estudios recientes han aumentado el conocimiento sobre la seguridad oncológica del lipofilling como técnica de reconstrucción mamaria y la han definido como una técnica de reconstrucción con baja tasa de complicaciones.

Tradicionalmente, el cirujano plástico se ha valido principalmente bien de los implantes mamarios, bien de la utilización de tejido de la paciente (como músculo de la espalda o colgajo de piel y grasa abdominal); para la reconstrucción mamaria tras mastectomía. La lipotransferencia se venía utilizando como complemento a estas dos técnicas, aumentando el nivel de satisfacción de las pacientes, entre otras cosas, porque la grasa tiene propiedades que favorecen la regeneración de las pieles radiadas, independientemente de la posibilidad de aumentar la naturalidad de los resultados de una cirugía mamaria practicada con otra técnica. Actualmente, el lipofilling se está desvelando como una tercera vía con la que reconstruir el pecho de la paciente de forma integral, según Josep Mª Serra Renom, presidente de la SETGRA. “El lipofilling es imprescindible para una buena reconstrucción de mama

Volver al origen: reciclar la grasa corporal para un conseguir un pecho natural

La transferencia de grasa autóloga es un elemento de relleno idóneo para la corrección de asimetrías y defectos en las mamas y un elemento clave en la reconstrucción tras mastectomía. Además, al ser tejido vivo del propio paciente, el rechazo del cuerpo es inexistente y se mejora la calidad de los tejidos reconstruidos al favorecer la vascularización de los mismos. Este hecho es de suma importancia no sólo para pacientes que han padecido cáncer, sino también para la rehabilitación de quemaduras o cicatrices de cualquier tipo. 

Ya en 2015 el Doctor Ramón Llull, Cirujano Plástico socio de la SBCPRE -Sociedad Balear de Cirujanos Plásticos- advirtió que la grasa era la antesala de algo que estaba por venir, como es la utilización de las células madre de la grasa para curar heridas, consolidar fracturas, controlar fenómenos inflamatorios, etc.

El lipofilling es una técnica con una demanda cada vez mayor, que ofrece resultados permanentes, naturales y repercute positivamente en la calidad de vida de las pacientes