Desde la SBCPRE lanzamos la campaña «La Cirugía Plástica No es un Juego. Jugando bien nunca se pierde, con la cirugía plástica y estética #NoTeLaJuegues y elige un especialista». Se trata de una campaña de concienciación sobre la importancia de no banalizar los procedimientos de cirugía plástica y estética y elegir siempre a un especialista en la materia. Todo procedimiento quirúrgico (o no quirúrgico) es una decisión que precisa ser reflexionada y no debemos tomar decisiones basándonos en reclamos publicitarios con ofertas que suprimen capas de servicios a los pacientes.

El número de procedimientos y cirugías plásticas han aumentado un 5,4% a nivel mundial en el último año . Esta tendencia al alza nos hace a la Sociedad de Cirujanos Plásticos Baleares aprovechar las festividades navideñas para poner en marcha la campaña online «La cirugía Plástica No Es Un Juego» con el hashtag #NoTeLaJuegues, en la que recordamos a la ciudadanía que las intervenciones estéticas siempre conlleva cierto riesgo sobre la salud y que para minimizarlo es de suma importancia contar con un médico especialista en cirugía plástica, reparadora y estética a la hora de realizarnos una intervención de esta índole. La campaña ha contado con la colaboración de la escuela de diseño balear Edib

Mucha precaución con las ofertas “imbatibles

En los últimos años la cirugía plástica está viviendo una edad de oro, se ha democratizado, llegando a más sectores de la población. Por esto mismo, cada vez más se regala en ocasiones como para reyes magos a la pareja, seres queridos o amigos una intervención o tratamiento estético.

El presidente de la SBCPRE, el Doctor Cerdá apunta que esto es evidentemente positivo para el sector, pero con matices.

“Ya hemos visto problemas relacionados con lo que queremos denunciar en momentos de gran actividad de consumo, como el Black Friday. Me refiero a las grandes ofertas y descuentos que algunas clínicas estéticas (y otras que no lo son) lanzan para aprovechar estas tendencias de consumo como en las navidades».

Además

El problema aparece cuando el aumento de la demanda se suma a la aparición de muchas nuevas clínicas “low-cost” que rompen el mercado con unos precios muy atractivos para el paciente. En realidad están escondiendo, en la mayor parte de los casos, riesgos médicos asociados a la anteposición del beneficio económico a la salud de los pacientes. La clínica que tira los precios no lo hace porque haya encontrado una forma milagrosa de ahorrar costes, lo hace porque están recortando en calidad de los materiales, en honorarios del equipo médico, la homologación del centro hospitalario, un único anestesista para varias intervenciones simultáneas, etcétera. Es decir, se pone en juego la salud del paciente tan sólo por ahorrar unos euros”.

El peligro de las redes sociales y la banalización

El culto al cuerpo y el potenciamiento de la imagen personal son dos pilares básicos de las relaciones interpersonales hoy en día. La sociedad del “postureo” junto con las redes sociales hacen que el ideal de belleza tradicional vaya cambiando y cada vez más personas acudan a la cirugía plástica y/o medicina estética para alcanzarlo, así como la edad de iniciación en los tratamientos estéticos quirúrgicos o no quirúrgicos mejorando su autoestima.

Si bien entre profesionales de la cirugía plástica, estética y reparadora hay consenso en no operar sin justificación a los menores de edad, muchos padres con tal de ver a su hijo/a feliz hacen lo que sea necesario. Para el Doctor Cerdá:

“No es raro que en estos casos un padre o madre confíe con su buena intención en alguien que le está ofreciendo un servicio y le regale un tratamiento a su hijo/a. Pero aunque la ley lo permita, como padre se debe desconfiar de un profesional que acceda a intervenir a un menor, por ejemplo, sin una evaluación psicológica previa del mismo”.

Andalucía es la única comunidad autónoma que exige una valoración psicológica del menor antes de una cirugía plástica o estética.

“Antes de regalar una cirugía o un tratamiento estético a tu hijo o hija, hay que investigar profundamente las causas acerca de porqué el menor siente que necesita ejecutar ese cambio en su cuerpo concluye el presidente de la SBCPRE.

No juegues con tu salud ni con la de los tuyos

Desde la SBCPRE queremos instaros a los pacientes a reflexionar muy bien la decisión de someteros a una intervención de cirugía plástica y a no dejaros llevar por los reclamos en torno al precio, ya que según el Doctor Cerdá:

“Cuando se rebaja el precio también se está rebajando a buen seguro la calidad y la seguridad médicas”.

Abogamos a los pacientes a que desconfíen de estas ofertas y os invitamos a reflexionar sobre a qué capa de servicios basadas en calidad y seguridad del paciente se está renunciando cuando aceptáis estas ofertas.

Además, aconsejamos sólo confiar en clínicas respaldadas por la figura de un médico especialista titulado como Cirujano/a Plástico, Estético y Reparador, existen herramientas públicas donde poder consultar la titulación y especialidad de un doctor.

Concluye el Doctor Cerdá:

“Como cirujanos plásticos, estéticos y reparadores, sabemos que nuestra actividad es más que un cambio en la apariencia. Es salud, bienestar, autoestima y en muchas ocasiones, una gran mejora en la calidad de vida de los pacientes”.

La cirugía plástica no es un juego, así que ¡#notelajuegues!